Image
Image

Cuando miramos el ministerio de Jesucristo aquí en la tierra es importante notar que el escogió vivir en comunidad con sus discípulos. Estos hombres oraban juntos, adoraban a Dios juntos, aprendían por el ejemplo y las palabras de Jesús, comían juntos, se animaban y proclamaban juntos las buenas noticias de la salvación.

La Iglesia del Nuevo Testamento tenía dos tipos de reuniones:

La celebración: Que se realizaba en lugares públicos. Era una reunión masiva de los cristianos.

Las reuniones en las casas: Era lo que hoy llamamos células lo cual constaba de un grupo pequeño.

Una célula es un grupo de alrededor de 10-15 personas que se reúnen cada semana fuera del local de la iglesia con el propósito de evangelizar, confraternizar, edificar, aprender y conocerse entre hermanos. Cada una de estas actividades fomenta un tipo único de relación. Estas personas deben de estar comprometidos en las actividades de la iglesia local.

OBJETIVOS:

  • Objetivo principal es la multiplicación de la iglesia.
  • Formar nuevos líderes y desarrollar sus habilidades de liderazgo
  • Que la iglesia pueda crecer y aprender la palabra en pequeños grupos.
  • Establecer un lugar donde los hermanos que no pueden ir a la iglesia local tengan donde reunirse entre semana.
  • Conocer a sus líderes y conocer la visión de la iglesia.

 ESTRATEGIAS:

  • Compartir la palabra
  • Celebración de fiestas importantes
  • Música por parte de los adoradores
  • Orar cada día por los miembros de la célula.
  • Tener comunión con los hermanos.
  • Invitar a nuevas personas que no conozcan de Cristo.
  • Cuidar de los que ya recibieron a Cristo.
  • Animar y entrenar nuevos líderes.